jueves, 4 de agosto de 2016

Lactancia real


Dar la teta es amor, es nutrir, es dar lo mejor de nosotras. Es alimentar a nuestros hijos física y emocionalmente. Dar la teta es placentero para la mamá y para el bebé. 
Dar la teta es maravillo eso ya lo sabemos, nos lo dicen, lo vivimos, nos lo muestra la carita de nuestro hijo cada vez que está en nuestro pecho. 
Pero a veces cuesta... a algunas les cuesta en los inicios, a otras en los finales. Cuesta en lo cotidiano. La lactancia a veces cansa, frustra, agota y se nos hace dura. 
Las noches se hacen eternas con los cientos de despertares, los días son agotadores con un bebé o niño que disfruta de la lactancia a libre demanda. 
Dar la teta es maravilloso y es lo mejor que podemos darle a nuestros hijos, sin embargo a veces cuesta. Al igual que la maternidad hoy hablamos de lactancias reales lejos de perfectas o ideales.
En la Semana Mundial de la Lactancia Materna queremos conocer tu experiencia ¿Querés compartir como viviste la lactancia de tus hijos?

jueves, 28 de julio de 2016

Propuestas virtuales - AGOSTO

GRUPOS DE CRIANZA VIRTUALES

Un espacio con frecuencia semanal para encontrarse con otras mamás con hijos de edades similares para compartir experiencias desde la comodidad de su hogar sin horarios establecidos.
Inicia 2 de agosto.




TALLERES VIRTUALES

"LA COMUNICACIÓN DE LOS LÍMITES" Y
"HERMANOS. CÓMO FAVORECER LA RELACIÓN".
Los talleres abordan temáticas que les preocupan a las mamás y los papás. Constan del envío de módulos con información sobre cada uno de los temas y la participación de un foro de intercambio entre los participantes.
Inician 10 y 24 de agosto.



TU ESPACIO DULCE CRIANZA
Un espacio de consulta individual para plantear tus dudas respecto a la crianza de tus hijos.


Para mayor información de las actividades contactate (recorda poner en el asunto la propuesta que te interesa).

Desde las diferentes propuestas de Dulce Crianza me ofrezco para acompañarlos en la crianza de sus hijos de la forma que cada familia considere.
Lic. Mariela Cacciola


miércoles, 6 de julio de 2016

Dos hijos, dos mundos.

Tengo dos hijos, conozco dos mundos.
Uno tomaba teta cada dos horas el otro cada 10 minutos.
Uno empezó a hablar a los 9 meses el otro a los dos años.
Uno se desteto a los dos años el otro a los 3 años y medio.
Uno comenzó a comer a los 6 meses el otro casi al año.
Uno se adaptó al jardín a los 3 años el otro a los 5.
Uno dejo los pañales a los 2 años el otro a los 3 y medio.
Uno siempre se expreso a través de la palabra el otro hacia intensos berrinches.
Cientos de ejemplos los diferencian.
Gracias a que en la crianza no hay recetas ni tiempos exactos porque de lo contrario tanto ellos como nosotros lo hubiéramos pasado muy mal.
La única guía está en cada uno de nuestros hijos. En observarlos y aprender a confiar en el camino que ellos nos muestran y nosotros acompañamos a transitarlo.

Lic. Mariela Cacciola
Datos de contacto

lunes, 4 de julio de 2016

Carta luego de un berrinche


Mamá y papá:


"No soy malo, no lo hago apropósito. Simplemente no lo puedo evitar. No se cómo controlar mi enojo.



Si pudiera les diría que estoy muy enojado, les explicaría lo que me frustro, pero no puedo decirlo, no sé cómo se hace. No encuentro otra forma que hacer lo que ustedes llaman “Berrinche”. No puedo explicarte mejor lo qué me pasa.

Vos lo llamas berrinche y te enojas. Yo lo estoy pasando mal y no sé de qué forma decírtelo.

Estoy creciendo y aprendiendo que puede elegir, pero no entiendo porque no lo puedo hacer todo el tiempo. 

Todo me dicen que estoy grande, en el jardín me dicen que no tengo que tomar en mamadera, que ya estoy grande para lavarme solo las manos y para ir al baño, no paran de decirme que estoy grande. Pero no entiendo porque no me dejas tomar en vasos de vidrio, no entiendo porque no puedo subir solo las escaleras mecánicas, no entiendo porque no puedo cruzar la calle sólo. Si me dicen que ya soy grande. No entiendo para qué cosas sí soy grande y para cuáles no.

Cuando no puedo hacer algo que quiero, cuando no puedo elegir, cuando no me dejan intentarlo, me enojo mucho y no sé cómo decirlo. Mi enojo es tan grande que lloro fuerte, y sé que hasta a veces grito y pego. Sé que no está bien te pido disculpas por eso. 

Recuerden cuando hago un berrinche es porque estoy enojado, estoy frustrado y aún no puedo explicar de otra forma lo que me pasa. Quizás ahora vos si podes entender lo que ya aún no logro y ayudarme mejor en ese momento. 

No te enojes, me grites, no me ignores. Hablame, distraeme, hace que piense en otra cosa y me olvide de eso que tanto me molesto. 

Les prometo que ya pronto pasará, miéntras tanto abrazame". 


"Quiéreme cuando menos lo merezca, 

porque será cuando más lo necesite."


Si entendemos que nuestro hijo cuando hace un berrinche no sabe como manejar ese enojo. Que no tiene los recursos para expresar todo lo que siente.

Si pudiéramos entender que no es un caprichoso. Que no lo hace contra nosotros.
Si pudiéramos entender que lo pasa mal seguramente lo logremos acompañar. 
Él es el niño... nosotros los adultos. Su berrinche nos frustra y nos enoja. Pero nosotros si tenemos y debemos tener recursos para lograr manejar nuestras emociones. 


Si logramos ponernos en su lugar seguramente podríamos comprenderlo y acompañarlo.

Estos son los pilares del TALLER VIRTUAL "La Comunicación de los Límites". Nueva fecha de inicio 10 de agosto. Para obtener mayor información contactate.

Lic. Mariela Cacciola
Datos de contacto

Datos de Contacto



miércoles, 18 de mayo de 2016

Hoy no es siempre...


Es una tarea diaria en la crianza de los hijos poder establecer prioridades, lo cual implica cotidianamente resignar algo.
Hay días qué esto es más sencillo y fluye.
Qué una lo tiene más claro.
Qué sabe cuál es el eje que guía las elecciones y no se generan conflictos.
Pero hay otros días que cuesta más.
Qué lo que una está resignando tiene más valor
que en otro momento.
Ese día se necesita algo que choca con las prioridades establecidas.
Qué difícil es en esos días poder lograr el equilibrio.
Que difícil es a veces que no duela lo que resignamos.
Hay días que necesitamos que nos digan, 
paciencia todo pasa, hoy no es siempre.Así es el desafío de la maternidad.
Hay días que tenemos que hacer grandes esfuerzos para sostenernos y otros donde todo fluye naturalmente.

Lic. Mariela Cacciola
Psicóloga capacitada en maternidad, crianza e infancia.
Coordinadora de Dulce Crianza

miércoles, 6 de abril de 2016

FRAGMENTOS DEL CONSULTORIO. HOY: Berrinches que gritan: “Mamá te extrañe”

Desde hace algunos meses comencé a publicar HISTORIAS DE MAMÁS Y PAPÁS EN PRIMERA PERSONA, a partir de hoy una nueva sección donde compartiré fragmentos de consultas que me realizaron en forma particular. Las publicaciones serán en forma anónima y con el consentimiento de los consultantes. 

HOY: Berrinches que gritan: “Mamá te extrañe”
Hace unos días atendí en mi consultorio a una mamá y un papá muy preocupados por los grandes berrinches de su nene de dos años y medio (lo vamos a llamar Matías). Conversamos mucho sobre porqué ocurren los berrinches, en que situaciones aparecen, y cómo acompañarlos. También intentamos descubrir si algo le estaba afectando para que esto sean tan intensos. 

La mamá de Matías es pediatra, su trabajo consiste en realizar guardias de 24 horas dos veces por semana, por lo tanto esos días Matías no la ve por casi un día y medio. A medida que transcurría la consulta registramos que los peores berrinches de él se dan durante la tarde que se reencuentra con su mamá. Mientras ella trabaja Matías se queda muy bien y sin conflictos con su papá, con su abuela y concurre al jardín. Sin embargo en el momento que se encuentra con su mamá alguna situación siempre dispara el enojo que siente por no estar con ella todos los días.  Con esos berrinches Matías nos muestra cuánto la extraña cuando trabaja. 

Uno de los objetivos de la consulta fue pensar juntos estrategias para que Matías extrañe menos a su mamá, pensamos varias. A los dos días de la consulta la mamá me escribe contándome que pusieron varias estrategias en práctica y que Matías está mucho mejor. 


Una de las herramientas que fue de más utilidad es este CALENDARIO. Lo crearon juntos. En el mismo dibujaron como son cada uno de los días de la semana, los días que comparten, los que la mamá trabaja, los que él va al jardín, y los que comparten toda la familia. 

Escucharlos y acompañar lo que les sucede a nuestros hijos es la gran tarea de la CRIANZA RESPETUOSA y el gran desafío de mi labor es acompañar a las mamás y papás en los momentos que necesitan una brújula en ese camino.

Lic. Mariela Cacciola
Psicóloga especializada en Maternidad, Crianza e infancia.
Datos de contacto